Artículos

¿Qué está pasando en Israel?

(Traducido para Rebelión por J. M. y revisado por Caty R.)

Uno de los mitos más perdurables en el eterno debate sobre el conflicto palestino-israelí es la afirmación de que Israel siempre ha estado interesado en una paz justa y equitativa y que lo único que se interpone en el camino de un acuerdo es el compromiso de los palestinos con la destrucción de Israel. Esta noción ha sido incesantemente reciclada por diplomáticos israelíes y por los defensores de Israel en los Estados Unidos y en otros lugares.

Por supuesto los analistas del conflicto justos e imparciales saben desde hace tiempo que este relato es fraudulento. Saben que el ex Primer Ministro Yitzhak Rabin (que firmó los Acuerdos de Oslo) nunca favoreció la creación de un Estado palestino viable (de hecho, dijo explícitamente que una futura entidad palestina sería “menos que un Estado”) Los palestinos, a pesar de los errores, también entendieron que las ofertas del primer ministro israelí, Ehud Barak en las negociaciones de Camp David en 2000-aunque más generoso que sus predecesores- todavía estaban muy por debajo de un verdadero acuerdo de dos Estados. Pero la idea de que Israel buscaba la paz por encima de todo, pero carecía de un verdadero “socio para la paz” se ha mantenido como una permanente “explicación” del fracaso de Oslo.

Durante las últimas semanas, sin embargo, el velo cayó casi por completo. Si usted quiere entender lo que realmente está pasando, aquí hay algunas cosas que necesita leer.

Comience con el artículo de portada de Akiva Eldar en The National Interest, titulado “La nueva política de Israel y el destino de Palestina”. Eldar es el columnista jefe de política en el periódico israelí Ha'aretz, y su artículo proporciona una explicación sucinta de por qué la visión de dos Estados pasó a mejor vida y es poco probable que se reanime.Cita:

“[Los] dirigentes palestinos, ya en 1988, tomaron la decisión estratégica a favor de la solución de dos Estados, presentada en la Declaración de Argel del Consejo Nacional Palestino. La Liga Árabe, por su parte, votó a favor de una iniciativa de paz que reconoce al Estado de Israel y establece las condiciones de una solución global en Oriente Medio. Mientras tanto, diversos organismos de la comunidad internacional reafirmaron la partición de la tierra como su política oficial. Pero Israel, que firmó los Acuerdos de Oslo hace casi dos décadas, se ha estado moviendo en una dirección diferente”.

Eldar pasa a describir en detalle las tendencias demográficas y políticas que han hecho de la solución de dos Estados una posibilidad cada vez más remota, lo que socava la democracia israelí en el proceso y conduce a una política de profundización de la “separación”. Eldar evita la carga política del concepto apartheid, pero así pasa a describir la realidad actual:

“Para ejercer el control sobre la tierra sin renunciar a su identidad judía, Israel ha adoptado diversas políticas de “separación”. Tiene diferentes sistemas jurídicos para el territorio israelí tradicional y para el territorio que ocupa; divide a los que residen en tierras ocupadas sobre la base de la identidad étnica, retuvo el control sobre las tierras ocupadas, pero evade la responsabilidad respecto a las personas que allí viven y creó una distinción conceptual entre sus principios democráticos y sus prácticas reales en los territorios ocupados Estas separaciones permitieron a Israel gestionar la ocupación durante 45, manteniendo su identidad y su estatus internacional. Ningún otro Estado en el siglo XXI ha sido capaz de salirse con la suya en esta situación, pero funciona en Israel, que tiene pocos incentivos para cambiar”.

Funciona, por supuesto, porque el lobby de Israel hace que sea virtualmente imposible para los líderes de Estados Unidos poner ninguna presión significativa sobre Israel para que cambie su comportamiento, muchos de los cuales son actualmente la antítesis de los valores fundamentales de Estados Unidos.

Para comprender lo que Eldar está transmitiendo, eche un vistazo a la columna del 20 de junio del periódico Jerusalem Post, donde escribe el ex ayudante de Netnyahu, Michael Freund, titulada “El beso de despedida a la Línea Verde”. A diferencia del réquiem de Eldar del fin de la visión de dos Estados, la columna de Freund es una orgullosa declaración de que el proyecto de colonización ha tenido éxito en hacer que el “gran Israel” sea una realidad permanente. En sus propias palabras “la línea verde (las fronteras de 1967) está muerta y sepultada y… ya no es de ninguna importancia, ni política ni ninguna otra”. Y ofrece a los críticos una pieza de asesoramiento en materia de “Judea y Samaria”: “es mejor que se acostumbren, porque el pueblo judío está aquí para quedarse”. Esta no es una afirmación de algunos colonos extremistas, por cierto, sino una mirada reveladora de una visión cada vez más dominante.

A continuación, para ver las consecuencias in situ de esta evolución, eche un vistazo al texto de Nir Hasson sobre cómo los residentes de Jerusalén Este (ilegalmente anexada por Israel tras la guerra de 1967) reciben suministros de agua cada vez más irregulares. Luego escuche o lea al reportero de la radio pública nacional en el informe de Lourdes García-Navarro sobre cómo las demoliciones de casas en Jerusalén Este se han incrementado drásticamente en el último año, con cerca de 1.100 personas -la mitad de ellas niños- desplazadas. Los funcionarios israelíes afirman que ésta es simplemente una respuesta adecuada a la construcción “ilegal”, pero, como documenta un reciente informe de la ONU, más del 90% de las solicitudes palestinas de permisos de construcción se deniegan, a pesar de que Israel continúa construyendo asentamientos de viviendas para los judíos en varios barrios del este de Jerusalén.

Lo que está pasando, en definitiva, es una limpieza étnica a cámara lenta. En lugar de expulsar a los palestinos por la fuerza -como se hizo en 1948 y 1967- el objetivo es simplemente hacerles la vida cada vez más insostenible en el tiempo, de modo que poco a poco abandonen sus tierras ancestrales por propia voluntad.

Por último, asegúrese de leer un extracto sobre el reciente informe de la Comisión Levy aquí. (Un buen lugar para comenzar es el resumen que hace aquí Matt Duss) Esta comisión, nombrada por el Primer Ministro Netanyahu, ha concluido que la presencia de Israel en Cisjordania no es realmente una “ocupación”, por lo que lo que expresa la Cuarta Convención de Ginebra sobre la protección de la población local, es inaplicable. No ve ninguna barrera legal para que Israel pueda transferir a cuantos ciudadanos quiera al territorio, y por lo tanto recomienda que el gobierno autorice con carácter retroactivo decenas de asentamientos ilegales. No importa que ningún otro país del mundo -incluyendo a Estados Unidos– esté de acuerdo con esta interpretación jurídica dudosa, ni tampoco que las Naciones Unidas ni otro organismo jurídico reconocido la avale.

Huelga decir que, cualquiera que haya visitado la Ribera Occidental y haya visto la “matriz de control” impuesta allí, rápidamente entiende que los miembros de la Comisión estaban fumando algo, e incluso un firme defensor de Israel como Jeffrey Goldberg tuvo problemas con la línea de argumentación de la comisión de Alicia en el País de las Maravillas. Una amplia gama de comentaristas (incluyendo el consejo editorial del New York Times y el exembajador de EE.UU. en Israel, Daniel Kurtzer) ya han denunciado estas afirmaciones, aunque de formas típicamente calificadas. El Times expresa la esperanza de que la Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, “impulsará lo que concierne a los EE.UU” cuando visita Israel este mes. Como si eso fuera a hacer algún bien en este punto.

El velo cayó hace mucho tiempo, y ahora se ha arrancado casi por completo. Pero una vez que entiendes lo que realmente está pasando aquí, debes repensar por completo tus puntos de vista acerca de quiénes son los verdaderos amigos de Israel y quiénes son los que amenazan su futuro. Los verdaderos amigos de Israel pueden o no estar emocionalmente comprometidos con ese Estado, pero ellos son los que entienden que la empresa de asentamientos ha sido un desastre y que sólo una acción concertada y basada en principios con los Estados Unidos, la Unión Europea, y otros puede evitar el hundimiento de ese barco. Ellos son los que entienden que se trata de las acciones de Israel en el Líbano, en Gaza, en Cisjordania, en Dubai, en Irán, etc., que poco a poco están socavando la legitimidad y el apoyo que alguna vez disfrutó, incluyendo el apoyo de la diáspora. Cuando Israel termina junto a Corea del Norte (!) en una encuesta de la BBC del presente año, en la lista de los países que tienen la “más negativa” influencia en el mundo (y solo por delante de Irán y Pakistán), usted sabe que hay un problema. También están entre aquellos que temen que la conducta de Israel y las tácticas difamatorias empleadas por algunos de sus defensores no tienen cabida en la vida política estadounidense y, finalmente, podría costarle el apoyo del que ha disfrutado durante mucho tiempo aquí en los Estados Unidos.

Por el contrario, los defensores más fuertes de Israel (y en el medio los que se sienten intimidados por ese Estado) son aquellos cuyo miope enfoque ha permitido a la ocupación persistir y agravarse con el tiempo. Su lealtad irreflexiva ha ayudado a despilfarrar oportunidades genuinas para la paz, entregando el poder a los extremistas de ambos lados, y prolongó un largo y amargo conflicto. La pregunta es simple: ¿Dónde creen que están los responsables?

Y el mismo principio se aplica a los intereses y la política de los EE.UU. Dada la actual “relación especial” entre los EE.UU. e Israel, la posición de Estados Unidos en la región y en el mundo está inevitablemente manchada mientras Israel persiste en su postura descrita en los artículos citados arriba. Esta situación obliga a los líderes de Estados Unidos a adoptar posturas retorcidas e hipócritas sobre los derechos humanos, la no proliferación de armas, la promoción de la democracia y la legitimidad de la fuerza militar. Hace que los líderes de Estados Unidos miren con impotencia y declaren cada vez que Israel realiza “lamentables” acciones que son un “obstáculo para la paz”, pero luego no hacen nada al respecto. Los políticos de ambos partidos están obligados a dedicar una cantidad excesiva de atención a un pequeño país, en detrimento de muchos otros. Lo peor de todo, la política de EE.UU. termina menoscabando a las personas razonables en Israel y el mundo árabe -incluidos los palestinos moderados-, a los que están realmente interesados en una solución pacífica y en la convivencia entre los pueblos de la región. En cambio, y sin saberlo, ayudamos a los variados extremistas que ganan poder del prolongado estancamiento y de la siembra de odio. Esta práctica de ambos partidos puede que no sea la política más disfuncional de la historia de la política exterior de EE.UU., pero debe de estar bastante cerca.

Publicado en Economía | Etiquetado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>